Reseña: ¡Aparta, que no me veo!

–No hubiese imaginado una primera vez mejor –jugueteaba con mi trenza, que se había soltado.

–¿Y en el hospital, Memoria de Pez? ¿Ya se te ha olvidado la primera vez? –solo me salía un hilo de voz.

–No es lo mismo, ese día no sabía que te quería…

¡Aparta, que no me veo!

silueta2Hay libros que llegan a tu vida por casualidad, libros que hubieran pasado desapercibidos, libros que, al darles una oportunidad, te sorprenden, libros por los que descubres a un nuevo autor que añades, sin lugar a dudas, a tu estantería, libros como ¡Aparta, que no me veo!

sinopsis

Pasiones, celos, infidelidades, divina juventud, oportunidades de trabajo, enamoramientos… Todo ello se da cita en ¡APARTA, QUE NO ME VEO!, la novela romántica a la cordobesa que nos hace viajar hasta las Islas Baleares y vivir la transformación de Inés tras su ruptura sentimental.
La autora de Córdoba nos hace sentir, vivir y amar como lo hace la protagonista de esta novela romántica: INÉS.
Inés es una joven cordobesa que lleva una vida tranquila y estable hasta que un día de Navidad recibe un regalo en forma de foto que hace que Inesastra, su alter ego, despierte de su letargo y presa de la rabia, el dolor y la gripe acompañada de fiebre toma una decisión un tanto precipitada.
Inés decide regalarse un viaje, unas vacaciones, un descanso temporal o un cambio de vida, no lo tiene claro, pero ya está hecho y no piensa cambiar de idea, o si, lo que provoca una discusión continúa con su otro yo.
Recibir un mensaje en el móvil en el que puedes ver perfectamente como tu pareja te está siendo infiel le parece motivo suficiente como para darse un capricho y por ello decide viajar hasta una isla paradisíaca, playa, sol, cócteles…
Lo que no tiene en cuenta es que el invierno en Menorca dista mucho de las fotos que cuelgan las turoperadoras en Internet y si al mal clima le sumamos su desastrosa situación sentimental y emocional, el resultado no puede ser otro que una lluvia interna constante. Pero nunca llueve eternamente e Inés intentará levantar cabeza, salir a flote, hacer las paces (o al menos dejarlo en tregua) con Inesastra.
En el proceso de recuperación Inés hará amigas nuevas, conocerá a chicos, encontrará trabajo, querrá dejarlo todo, volver a casa, se enamorará, creerá haber encontrado su lugar en el mundo, o no…
Que Inés e Inesastra se pongan de acuerdo no será tarea fácil.

reseña

¡Aparta, que no me veo! es una comedia romántica, sencilla como la vida misma, real y natural. Inés, nuestra protagonista, una cordobesa de veintiocho años, mientras padece gripe, moribunda en su cama (es muy teatrera, y esto es lo que la convierte en especial), recibe un mensaje de texto de una de sus amigas con la foto de su marido besuqueándose con otra mujer. Nadie sabe cómo reaccionar ante algo así hasta que no te pasa, ¿verdad? Pues Inés, con una frialdad admirable, se guarda el secreto un par de días y comienza, entonces, a analizarlo todo en su mente, y gracias a Inesastra, su yo valiente y de fiero genio, rompe con todo, hace las maletas y se muda a Menorca, donde conocerá a dos amigas la mar de divertidas, y a Rodri, o, como ella lo llama, Memoria de Pez.

Inés es increíble. Me ha encantado este personaje. Me he sentido identificada con ella, creo que nos parecemos bastante y eso ha logrado que conecte al cien por cien, que entienda sus contestaciones, sus cambios de humor, sus lágrimas, su sarcasmo, sus errores, sus buenas decisiones, sus luchas internas… Cualquiera lo comprende: Inés acaba de recibir un mazazo emocional, tiene que recuperarse y, para ello, necesita tiempo. La autora ha sabido conducir al lector en cada paso de ese camino, porque esto, como todos los golpes que recibimos en la vida, cuenta con un duelo. No es un drama al uso, sino una comedia, pero el drama se encuentra presente entre líneas, en especial al principio, sientes que Inés está anclada en una relación que no le aporta nada, salvo enfados e indiferencia, sientes que Inés requiere un cambio y el destino, en este caso, le manda la señal que necesita: la foto de la infidelidad. Y las señales no hay que ignorarlas…

No conocía a Ana Belén Cañete, seguiré su carrera y, desde aquí, le deseo todo lo mejor de lo mejor, se lo merece. He notado una pluma ligera, fluida, fresca y real, una pluma que me ha hecho sentir cómoda y tranquila. Y ¡Aparta, que no me veo! es un libro romántico perfecto para desconectar, entretenido, con risas aseguradas, con alguna que otra mariposa en el estómago y con un final que me ha arrancado una dulce sonrisa, un final diferente, abierto para que el lector imagine, y es que, en mi humilde opinión, los finales no deben cerrarse porque los personajes siempre seguirán vivos…

firma Sofía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s