Reseña: Kiki

-¡Eres como una puñetera matrioska! -rugió y la soltó de las manos-. Victoria, la soberbia. Vicky, la sensible y divertida que dejas salir cuando por ejemplo hablas de tu madre, y Kiki, la sensual y salvaje. Pero sabes, todas y cada una de ellas, cuanto más las conozco, más me gustan. Me tienes loco.

kiki

silueta2Las apariencias engañan. Que la sinopsis de un libro diga que trata de un fin de semana de despedida de soltera entre amigas, cualquiera pensaría que es una novela divertida, con escenas solazadas y algo de morbo porque también es romántica, poco más, sin sobresaltos, sin sorpresas, totalmente predecible. Pues nada más lejos de la realidad. Las apariencias engañan, sí, porque Kiki esconde mucho más que una despedida de soltera… ¡Haced las maletas que nos vamos a Mallorca!

sinopsis

Me llamo Victoria, aunque todos me conocen como Kiki.
El plan era sencillo: aprovecharse de una despedida de soltera de alto standing, porque la novia rusa al final no se iba a presentar. Además, quien lo proponía era Angie, la más sensata de las cuatro, eso nos era garantía suficiente. Cogí un vuelo a Mallorca para fingir ser la novia y así empezó un fin de semana que recordaré toda mi vida.
¿Te vienes de despedida de soltera?

reseña

Victoria (Kiki) se deja convencer por su amiga Angie para asistir a la falsa despedida de soltera de una rusa que ha cancelado su boda. Lujo al máximo, gastos pagados, fiestas, desconexión, playa y reunión de fin de semana con sus amigas a quienes adora, son su familia, y a quienes ve poco porque vive en Moscú, donde trabaja en la orfebrería. Y será en Mallorca, haciéndose pasar por la supuesta novia, donde conocerá a Rai, que tampoco es lo que parece.

Una sorpresa tras otra. Mariposas en el estómago. Nervios.

La narración es en tercera y en primera persona, puede parecer un lío, pero en esta novela las apariencias engañan en todos los aspectos. No te pierdes y no tardas ni un suspiro en meterte de lleno en la historia porque, además, el inicio ya es contundente: Kiki amanece el domingo entre los brazos de Rai, pero no solo eso, dos agentes de policía los interrumpen para hacerle unas preguntas a ella, como, por ejemplo, ¿qué diantres hace Kiki en una habitación de hotel que está a nombre de una rusa a la que no conoce? Entonces, comienza la despedida. Esto me encanta, no hay páginas “de relleno” introductorias: Rai, Kiki y la policía. Ya estás dentro en apenas un par de párrafos.

La autora alterna pasado y presente: pasado, en cuanto a relatar la despedida de soltera y parte de la vida de la protagonista y presente, en cuanto al interrogatorio con los policías. Son capítulos cortos, como las escenas, cosa que se agradece porque ni siquiera rozas el aburrimiento, no se te pasa por la cabeza abandonar el libro. Entrecierras los ojos desde la primera escena y, hasta la última, piensas todo el rato: “va a suceder algo relacionado con esto… Seguro… Algo se esconde, no va a ser tan sencillo… Esto es más que una despedida de soltera”. Y no te equivocas.

No es solo lujo, fiestas, descontrol y diversión. Kiki, la protagonista, es mucho más que belleza, mucho más que físico. Es un personaje profundo que me ha creado tristeza en ocasiones, simpatía en otras, me he sentido identificada, he comprendido sus miedos, he conectado con ella y he querido abrazarla y reíme a su lado. Es más, mucho más. Es como las muñecas matrioskas, que vas descubriendo otra, y otra, y otra… Y cada una te arranca una sonrisa tierna e incrementa tus ganas de hallar la última.

Y existe la química. De verdad. Existe. Una mirada entre Rai y Kiki puede provocar un terremoto. Ella dice en un momento que jamás encontraría al hombre de su vida vestida como una flamenca, pero, ¿acaso alguien sabe qué te depara el destino a la vuelta de la esquina? Bueno, el de Kiki se llama Rai, y no es quien dice ser. Nada es lo que uno cree. Insisto, las apariencias engañan y Kiki, de Dona Ter, lo demuestra en cada una de sus páginas.

Sí es cierto que ha habido algunas líneas que yo hubiera suprimido (a mí me sucede como escritora, es algo que no nos damos cuenta de que lo hacemos y precisamente lo hacemos porque creemos que es importante, pero no lo es), a veces no necesitaba saber que Kiki se levantaba de la cama, se acercaba al baño y se arreglaba, ya lo daba por hecho. Alguien sabio, una gran bloguera y lectora, me dijo hace poco que menos era más. Y tenía razón.

La recomiendo: suspense, joyas rusas, descontrol, fin de semana entre amigas y sensualidad en estado puro. Entretenida, fresca y dinámica. Y un final increíble y precioso.

Felicidades, Dona Ter, es el primer libro que leo tuyo, y no será el último. Tu pluma me ha conquistado porque, francamente, escribes muy bien.

¿Mallorca?, ¿despedida de soltera? ¡Yo me apunto, culturetas!

firma Sofía

3 comentarios sobre “Reseña: Kiki

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s