Reseña: El Encanto

Einstein se levantó de la silla y le hizo un gesto de que esperara un minutico. Antes de irse, se quitó el sombrero de Panamá y me lo puso en la cabeza.

-Cuando tengas miedo, ponte mi sombrero y recuerda que la mejor manera de vencer a los monstruos es leer libros de ciencia.

El encanto

silueta2Os confesaré algo que solo le he contado a mi marido: he vivido en otro siglo y en otro país. Sí, leéis bien. Traspapelaron mi historial hace treinta y dos años y nací en una fecha que no me correspondía y en un lugar que tampoco era para mí. ¿Sabéis por qué lo sé?, ¿sabéis por qué estoy tan segura de esto? ¿Nunca habéis tenido un dejà vu? Los científicos lo explican como un proceso en que la mente inconsciente percibe el entorno antes que la mente consciente. Bueno, yo estoy de parte de los no científicos: es la sensación de lo ya vivido. Y añado: estamos rodeados de cosas materiales que nos evocan retazos de escenas que hemos vivido, pero que no recordamos porque, en mi caso, se refieren a otras épocas y a otros lugares, en definitiva, a nuestras vidas pasadas. ¿Adivináis al culpable de mi último dejà vu? Os doy una pista: tiene un encanto especial…

sinopsis

En el puerto de La Habana desembarca una mañana de principios de los años 50 un joven asturiano, Patricio, sin otro patrimonio que sus ganas de comerse el mundo y sin otro afán que dejar atrás una aldea aún envuelta en las sombras de una posguerra interminable.
A su encuentro sale una ciudad luminosa y hospitalaria en la que pronto hace amigos y donde enseguida encuentra trabajo en El Encanto, los grandes almacenes que son un símbolo y el orgullo la ciudad. Patricio empieza a ascender y a ocupar puestos de más responsabilidad que le abren un mundo nuevo, pero que también atraen hacia él muchas envidias.
El Encanto será también el lugar que propicie su encuentro con Gloria, una de las mujeres más hermosas y, sin duda, la más prohibida de toda la isla, ya que su marido es un gánster implacable de los bajos fondos habaneros.

reseña

Un asturiano embarca hacia Cuba con la intención de salir de la pobreza en la que vive en España. Cuenta con una labia impresionante, unos preciosos ojazos azules, es guapo y joven, diecinueve años, y está muerto de hambre. Todo ello hará que se vuelque en vivir, y ya de paso, en conocer a gente que enseguida se adueñará de un trocito de su corazón, en descubrir que puede lograr cuanto se proponga con su esfuerzo y dedicación, en hacerse un hueco especial en El Encanto, los grandes almacenes por excelencia de la ciudad, y en experimentar el verdadero amor. Pero nada es fácil, Patricio lo sabe bien, y las apariencias engañan, pues el cordero más elegante puede esconder el lobo más peligroso, y, ya se sabe, cuidado con meterse en la boca del lobo…

Por supuesto, sin dudas, mi premio es para la pluma de la autora, mi personaje favorito es tu manera de escribir, Susana. A veces me daba la sensación de que estaba sentada en un sofá junto a mi abuelo, mientras este me relataba sus anécdotas vividas en La Habana en los años cincuenta como si fuera Patricio, narrador y protagonista masculino, y cada tarde una anécdota, y cada anécdota un capítulo de esta maravillosa novela. Otra veces me daba la sensación de que era yo misma quien había sufrido en carnes los sucesos de Gloria, narradora y protagonista femenina, o de Nely, o de cualquier otra mujer tan bien retratada en El Encanto.

Luces, cámara y acción. He visto a las celebridades que paraban para comprar en esos grandes almacenes, en El Encanto, o con los que se topaban por las calles, tales como Ava Gadner, Ernest Hemingway o directores de cine, entre otros. Me he mecido al son de los boleros, he degustado los cócteles clandestinos que preparaba El Grescas, he limpiado botas con los tres mosqueteros, he olido la flor de mariposa con una sonrisa de dicha, me he partido de risa con “¡Ay, jamona! You are tocino de cielo”, he corrido huyendo del peligro y hasta se me aceleraba el corazón al querer encontrar los secretos que ocultaba un maniquí.

Ha sido una sorpresa detrás de otra. Es dinámico, emocionante e imprevisible. Gracias por mi último dejà vu, Susana, ha sido el mejor que he experimentado hasta ahora.

¿Y vosotros, culturetas?, ¿os apetece un dejà vu?

¡¡Saludos, culturetas!!

firma Sofía

 

2 comentarios sobre “Reseña: El Encanto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s