El caso que conmocionó a la sociedad española

En abril de 2018 se cumplirán veinticinco años de la muerte de Anabel Segura, la joven madrileña que fue secuestrada y asesinada en abril de 1993. Su cuerpo no se encontró hasta dos años y medio después en la fábrica de cerámicas abandona La Milagrosa en Numancia de la Sagra (Toledo).

Emilio Muñoz y Cándido Ortiz se encontraron la mañana del 12 de abril de hace veinticinco años en un bar, comenzaron a hablar de la vida, de lo mal que estaban las cosas y de esa maldita palabra: dinero. Ambos decidieron, después de beber, ir a La Moraleja para ver si había alguna familia de vacaciones y así poder robar.

Anabel había estado toda la mañana estudiando y decidió salir a correr como lo hacía de forma habitual, pero esta vez fue diferente: a plena luz del día se cruzó con sus asesinos.

Al ver a la chica, Emilio y Cándido cambiaron de opinión. Uno de ellos la cogió y la metió en la furgoneta blanca. Mejor llevarse a la joven y pedir un rescate por ella.

frase1

De llamadas telefónicas a la familia, de amenazas, de desesperación… Los padres de la joven estaban dispuestos a dar dinero para que Anabel volviera, lo que no sabían era que ella había muerto seis horas después de su secuestro. Sus asesinos alimentaron la esperanza de la familia durante meses, haciéndoles creer que estaba viva.

Finalmente, la policía, desesperada, decidió mostrar una de las grabaciones de voz de los secuestradores en un programa de televisión con la intención de que alguien pudiera reconocer la voz para ayudar a descubrir quiénes eran los culpables.

frase2

Al día siguiente, Cándido Ortiz y Emilio Muñoz fueron detenidos. En el juicio se los acusó por la muerte y por la retención ilegal de Anabel Segura. Fueron condenados a cuarenta y tres años de cárcel. Sin embargo, como es habitual, esta condena no llegó a cumplirse. Cándido Ortiz murió en el año 2009 y Emilio Muñoz fue puesto en libertad en el año 2013, quien actualmente reside en Madrid.

Este es uno de los tantos casos que demuestran que la justicia en España no funciona.

Cuando estudiaba Derecho, tenía la imagen de los juicios que había visto en las películas, donde los abogados se levantaban para hacer preguntas, exponían su discurso moviéndose por la sala y la fiscalía pedía muchos años de pena. No es así, siento decepcionaros, pero, en España, los abogados no pueden levantarse para interrogar, no se contonean de un lado a otro y, sí, la fiscalía siempre pide una burrada de años para el acusado, que luego nunca se cumple. En España, lo normal es que entre los veinte y veinticinco años un asesino ya esté en libertad.

frase3

En España, contamos con una palabra moderna que acogemos de otros países como Francia. No temáis, queridos ciudadanos, contamos con un As bajo la manga:

frase4

Es cierto que la reinserción existe y es útil en algunos casos, pero no para personas que secuestran, matan y ocultan un cadáver.

De poco nos vale la vida si alguien nos la arrebata, pero mucho menos valdrá nuestra muerte si tu asesino está en la calle.

cb0f8643-b577-4e07-a496-6216c46305e7

firma Irene

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s